La sociedad en crisis y su espejo.

“Me opongo a la violencia porque cuando aparece para hacer bien, el bien solo es temporal; el mal que hace es permanente” Mahatma Gandhi.

Alfredo César Dachary.

 

Vivimos en un mundo violento, de guerras y terrorismo que abarca prácticamente toda la geografía planetaria, y que tiene como única “justificación” el poder, el dinero y el control de sociedad, pueblos o países, y su historia es larga y ha pasado por diferentes etapas hasta llegar a la actualidad.

Sus orígenes modernos se remontan a la mafia que nació en el siglo XIX cuando Sicilia todavía vivía en un Estado feudal, donde los grandes terratenientes explotaban a los campesinos, y que usaban a los gabellotti o aparceros, encargados de intermediar entre los explotados y los latifundistas, pero éstos terminan siendo protectores de los campesinos.

Así comienza a organizarse esta estructura secreta bajo las órdenes de un capo, la familia que era una especie de clan muy íntimo y cerrado, al que después se incorporaron personas sin vinculación consanguínea pero de la confianza del capo, formando un círculo externo, y luego las familias se unieron en una gran estructura que terminó llamándose Mafia.

Las organizaciones modernas son muy diferentes, ya se adecuaron al mundo globalizado y hoy realizan inversiones y administran negocios en muchas partes del mundo, estimándose que dada la complejidad de esta nueva organización denominada la economía criminal, éstas llegan a representar casi un 10% del PIB mundial.

Pero pensar que solo las mafias históricas o modernas son los responsables de la violencia es no querer ver nuevas organizaciones violentas que terminan siendo parte de la economía criminal, pero se originan en grupos segregados o discriminados como fueron los campesinos sicilianos del siglo XIX lo que los llevó a unirse para resistir, y así nacieron las maras y varias organizaciones más.

Hoy estamos sujetos a que los grandes medios de opinión mundial nos den la pauta de cual es lo bueno o lo malo, lo seguro y lo inseguro, lo bello o y lo feo, una manera muy sutil de continuar con el entrenamiento de amansamiento de las sociedades para que solo piensen en el consumo como origen y meta de la vida a veces disfrazado de esperanza, otro de éxito y siempre de evasión.

En el turismo esto es fundamental porque la mala prensa termina ahuyentando a los turistas, y México tiene una mala imagen que pareciera que pretende profundizar más, el país más corrupto, más violento, con más alto número de feminicidios, secuestros, desparecidos y una larga fila de tragedias, que son reales en un mundo trágico.

Así tenemos la negra imagen que emerge del análisis del Semáforo Delictivo que dio a conocer los Estados con mayor prevalencia de crímenes como robo, secuestro y asesinato; para el mes de agosto de 2016.

Tasa 100,000 mensual
Entidad/Municipio Incidentes Población Valor
México 1938 119,713,203 1.6
Colima 48 710,982 6.8
Guerrero 217 3,546,710 6.1
Baja California Sur 29 741,037 3.9
Sinaloa 114 2,958,691 3.9
Zacatecas 56 1,563,324 3.6
Chihuahua 117 3,673,342 3.2
Morelos 60 1,897,393 3.2
Michoacán 130 4,563,849 2.8

 

Las ejecuciones realizadas por el crimen organizado hasta agosto de 2016 son según esta organización 7,645, frente a 5,416 ejecuciones realizadas y registradas en el 2015, siendo los cuatro primeros Guerrero, Michoacán, Veracruz y Guanajuato.

Esto puede ser el justificativo por lo que muchas veces el Departamento de Estado alerta a sus ciudadanos sobre viajar a tal Estado del país por la inseguridad, lo cual está en todo su derecho de protección a los conciudadanos. La pregunta que nos hacemos es: ¿México alerta a los que viajan a ciudades peligrosas de Estados Unidos?

Según diferentes estudios de medios y del propio FBI, las diez ciudades más violentas y por ello peligrosas de Estados Unidos son:

Birmingham, Alabama

Índice de criminalidad*: 279,5 Población: 212,038

Con 78 asesinatos en 2012, Birmingham tuvo la distinción no tan honorable de ser una de las 10 ciudades más afectadas por homicidios. El 2013 la ciudad registró 67 asesinatos.

Bridgeport, Connecticut

Índice de criminalidad*: 281,1 Población: 146,425

La situación aquí es muy diferente a la de los suburbios del condado de Fairfield, los cuales están llenos de familias de la clase alta, directores generales y operadores de fondos de cobertura; Bridgeport es la ciudad más grande de Connecticut, y donde más crímenes se registran.

Newark, Nueva Jersey

Índice de criminalidad*: 287,9 Población: 277,727

Newark sufrió un incremento en la violencia el año 2013, por lo que la tasa de asesinatos aumentó a 111, la más alta desde 1990.

Gary, Indiana

Índice de criminalidad: 307,4 Población: 79,170

Gary fue fundada como una ciudad empresarial por U.S. Steel Corp, y cuando la industria se vino abajo, la economía de la ciudad se derrumbó y nunca se recuperó. Más del 37% de los habitantes viven por debajo del nivel de pobreza y la tasa de homicidios de la ciudad -69 por cada 100.000 habitantes- es una de las más altas del país.

Cleveland, Ohio

Índice de criminalidad: 315,9 Población: 390,928

Cleveland fue un epicentro inicial de la crisis de las hipotecas de alto riesgo. A mediados de la década de 2000, una vez que los barrios estables fueron vaciados por los impagos, muchas de las viviendas vacías se convirtieron en guaridas del crimen. Como resultado, la delincuencia alcanzó su punto máximo en 2006.

St. Louis, Missouri

Índice de criminalidad: 342,3 Población: 318,172

En general, el crimen violento ha ido disminuyendo en St. Louis durante más o menos los últimos diez años. Pero el año pasado, la tasa de asesinatos empezó a incrementarse de nuevo.

La ciudad registró 120 asesinatos en 2013, un 6,2% más que el año anterior, según las estadísticas oficiales dadas a conocer a mediados de enero.

Oakland, California

Índice de criminalidad*: 435,7 Población: 400,740

La tasa de delincuencia de Oakland ha estado creciendo con el paso de los años a medida que la ciudad enfrenta recortes de presupuesto y una reducción de la fuerza policial.

Detroit, Michigan

Índice de criminalidad: 489,7 Población: 701,475

Detroit registró casi el mismo número de homicidios en 2013 que Nueva York, cuya población es casi 12 veces mayor.

Los problemas presupuestarios han llevado a recortes salariales para los oficiales de la policía y a la reducción de la financiación del departamento, el cual ha perdido casi el 20% de su personal desde 2006. En promedio, el tiempo de respuesta a las llamadas de emergencia es de más o menos una hora.

Flint, Michigan

Índice de criminalidad*: 519,8 Población: 100,515

Flint, el lugar de nacimiento de General Motors, ha estado en una caída libre económica desde que la industria del automóvil comenzó su propio descenso precipitado. A principios de la década de 1980, había casi 80,000 puestos de trabajo en la fabricación de automóviles en la ciudad.  Ahora, casi todos han desaparecido.

Como resultado, el ingreso medio de los hogares ha disminuido en un 45% por debajo de la media de todo el estado y la tasa de pobreza es de casi 40%.

La ciudad no respondió a las solicitudes de comentarios.

Camden, Nueva Jersey

Índice de criminalidad*: 606,4 Población: 77,250

“Durante demasiado tiempo, Camden ha sido una de las ciudades más peligrosas en Nueva Jersey y en Estados Unidos”, dijo el gobernador Chris Christie en el discurso anual sobre su estado este año. No estaba bromeando.

Plagada por drogas, falta de vivienda y pobreza, Camden tiene la tasa de delincuencia más alta de la nación entre las ciudades de 75,000 residentes o más, según la clasificación City Crime Rankings 2014 de CQ Press, la cual se basa en un análisis de las estadísticas del FBI de 2012.

La violencia en México es alta, las causas son complejas pero están íntimamente ligadas al país consumidor principal: Estados Unidos, donde los grandes conflictos son derivados de este comercio de droga que tiene a la sociedad en medio de una guerra de adictos y veteranos de guerra que usan el arma como si siguieran en ella.

Al final, Estados Unidos es el espejo de esta realidad, pero allí la crisis es de consecuencia, de un tema que debería  ser el eje de la agenda bilateral pero en términos de realismo político, no desviando la atención en una guerra exterior imposible de ganar.

Agregar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *