Operación Jade Helm

Alfredo César Dachary.

 

¿Por qué hay temas como hoy, el asesinado de una periodistas frente a cámaras por un ex empleado de la empresa despedido, que pasan a ser primera plana y otros hechos importantes que ocurren en el mundo no son ni siquiera enunciados? La respuesta es tan obvia que nos lleva a dos extremos o porque no se tiene mucha información o porque por la complejidad de la misma va más allá de los hechos.

Este es el caso de la Operación Jade Helm, una de las tantas maniobras militares que genera el ejército más poderoso del mundo, el de Estados Unidos, pero que esta vez por razones muy diferentes ha tomado un giro particular entre miedo, y temor planteado más por ciudadanos que por expertos. ¿Por qué será?

Coincidente con la realidad, Hollywood, va sacando películas, predefinidas como de ciencia ficción, orientadas a ir preparando a la sociedad norteamericana y al resto del mundo a potenciales catástrofes, de las cuales solo es posible salir con el auxilio de esta potencia hegemónica.

Después del trágico 11-S, esta sociedad ha tenido según los expertos que analizan su comportamiento, grandes cambios, ya que se siente amenazada, obra que es completada por los medios, que permanentemente están mostrando potenciales frentes de agresión contra ese país, desde atentados del EI por agentes que entrarían por el sur (México) a ciudadanos que han decidido atentar, como fueron los trágicos acontecimientos de la ciudad de Boston.

Pero el conflicto interno es más grave, que los potenciales atentados generados por agentes enemigos ya que desde el 11-S el número de estadounidenses civiles asesinados por la policía militarizada está cercana al número de soldados estadounidenses muertos en acciones de combate en las guerras de Irak y Afganistán que hasta hace un año era de 6,802.

Aunque no hay registros adecuadamente recopilados de los estadounidenses muertos por la policía, un año y medio atrás, se informó que las estimaciones son de más de 5,000 estadounidenses muertos por la policía desde el 11-S y es que este trágico hecho generó la promulgación en 2012  de la National Defense Authorization Act (NDAA) por la cual las fuerzas militares pueden entrar a las viviendas particulares sin órdenes judiciales o cargos y pueden detener indefinidamente sin juicio o representación legal.

Pero ¿qué es en realidad la maniobra militar conocida como la Operación Jade Helm 15 que se está llevando a cabo este verano y qué territorios abarca dentro de ese país tan extenso en América del Norte? Los ejercicios abarcan siete Estados (Texas, Arizona, Nuevo México, Utah, Mississippi, Luisiana y Florida).

Según un análisis de la BBC Mundo, el tema que se transformó en conflicto en la sociedad es el tratamiento de los estados involucrados, ya que Texas y Utah, fueron definidos como estados enemigos; California, Nevada y Colorado, como aliados, y  Nuevo México y Arizona, neutrales. Aunque en estas maniobras “los insurgentes” tienen un bastión en un área del sur de California, que incluye las cruciales ciudades de Los Ángeles y San Diego, con una gran población de mexicanos entre residentes e indocumentados.

Se habla de una gran maniobra, el ejercicio implica a 1,200 soldados, que para algunos son la mayor maniobra militar llevada a cabo dentro de las fronteras de Estados Unidos. Sin embargo, en 2002, las maniobras Millennium Challenge involucraron a 13,000 militares en el país, según lo recuerda el periódico The Guardian.

El hecho de que estas maniobras no son seguidas por la prensa según lo definió el mando militar y el hecho de dividir el país entre estados aliados y enemigos, entre otros temas, ha llevado a que usuarios de Internet y comentaristas conservadores han alimentado la idea de que se trata de un plan oculto para tomar militarmente el sur del país.

La paranoia la desató la filtración de un mapa de colores que define a Texas y Utah como estados “hostiles”, lo que llevó el tema a las habituales teorías conspirativas que circulan por las redes, pero la cosa ha llegado a mayores, aunque el  gobernador de Texas, Greg Abbott, ordenó a la guardia estatal que monitoree a los soldados que participen en el ejercicio.”Es importante que los texanos sepan que su seguridad, derechos constitucionales, propiedad privada y libertades civiles no serán lesionados”, ha dicho Abbott en una carta al general mayor Gerald “Jake” Betty, comandante de la guardia.

El Pentágono no permite el acceso de los medios a la maniobra militar, esgrimiendo que resulta poco práctico seguir a los comandos de operaciones de movimiento rápido en terreno urbano y que la participación de los medios pondría en peligro a los oficiales que después realizarán misiones en el extranjero.

A ello se sumó el Washington Post del 31 de marzo, al sostener que la operación Jade Helm 15 asusta más allá de Internet, y por qué no debería ser así  y considera que estas interpretaciones vienen de varios webs de noticias alternativas como infowars que claman que la imposición de la ley marcial en los Estados Unidos está muy cerca.

Según una encuesta de CNN, de agosto del 2014, un máximo histórico del 87% de los estadounidenses simplemente no confían en su propio gobierno ni en los medios dominantes como veraces o simplemente creíbles, y que por ello es que cada vez más estadounidenses están recurriendo a fuentes alternativas de noticias en un intento de averiguar lo que realmente está pasando en su mundo.

Estas maniobras implicarán la participación de 1,200 soldados, entre ellos Boinas Verdes, NavySeals y tropas de operaciones especiales de la Fuerza Aérea, así como infantería convencional, y el objetivo de estos entrenamientos militares realistas es ayudar a los soldados a adaptarse a un terreno desconocido y de hecho se consideran unos ejercicios de “guerra no convencional”, orientados a “dominar el entorno humano”.

Las últimas teorías sobre el auténtico cometido de las maniobras Jade Helm 15 resultan aún más sorprendentes y van más allá de la posible implementación de una ley marcial en Estados Unidos, aunque utilicen un número muy reducido de militares, algo que también llama la atención.

Para algunos investigadores independientes, el auténtico propósito de estas maniobras sería poner a prueba un nuevo proyecto de Inteligencia Artificial militar y el nombre de  “JADE” sería el acrónimo de un programa de Inteligencia Artificial desarrollado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA), basado en tecnología de computación cuántica y que se encargaría de producir simulaciones holográficas del campo de batalla.

Esta inteligencia artificial sería la que estaría al cargo de estas maniobras de dominio de la población civil y predicción de la respuesta humana en “entornos de guerra no convencional”.

Estas revelaciones las planteó el “Level9 News”, un nuevo proyecto alternativo de información que recién ha surgido en la red y que estará ubicado en Islandia con el fin de evitar la censura, ya que trata temas de geopolítica y otros más complejos. Para el creador de “Level 9 News”, que es un experto en ingeniería de redes y sistemas, Jade Helm 15 sería en realidad un ejercicio militar de Inteligencia Artificial:

“Jade” es una tecnología de Inteligencia Artificial de computación cuántica que produce simulaciones holográficas del campo de batalla y tiene la capacidad de utilizar grandes cantidades de datos para identificar y eliminar los blancos, insurgentes, rebeldes o cualquier elemento que pueda ser etiquetado en cualquier ubicación, incluidos entornos urbanos civiles, integrándolos en una Red de Información Global Centralizada.

El sistema de campo de batalla JADE II es un sistema de mando y control cognitivo e intuitivo, con él se pueden examinar planes de batalla ejecutados con anterioridad e idear nuevas y mejores estrategias para aumentar la efectividad en la eliminación de enemigos. La segunda generación del programa JADE tiene la capacidad de comunicarse con drones a través de la tecnología Occom, que es una de las mejoras de última generación de este sistema.

Por ello es que Jade Helm 15 no serán maniobras dirigidas por generales y comandantes militares, sino por una computadora con un programa de software cognitivo, cuyo objetivo es estar integrado en una red de información global centralizada mucho mayor, la Red de Inteligencia Geospacial (Geo Spatial Intelligence Network o GeoINT), algo así como una red para vigilar y controlar el planeta por completo en el futuro, mediante Inteligencia Artificial.

Como vemos, el rápido desarrollo y utilización de aviones no tripulados con armamento (drones), es solo el comienzo de lo que se avecina.

Parece que la Inteligencia Artificial tomará el campo de batalla y en poco tiempo, a toda esta tecnología ya existente, se unirán robots armados y autónomos sobre el terreno, junto con drones que sobrevolarán los cielos e información vía satélite.

Toda esta información será recopilada y usada por la Inteligencia Artificial, de manera que finalmente, la toma de decisiones ya no pertenecerá a generales o comandantes, sino a computadoras pensantes capaces de procesar enormes cantidades de datos por segundo y configurar la mejor estrategia sobre la marcha para alcanzar los objetivos establecidos.

Y puesto que esta Inteligencia Artificial será capaz de procesar tal cantidad de datos, no es disparatado pensar que utilizará también la información procedente de todos los elementos tecnológicos cotidianos interconectados a través de la red, lo que incluirá los centros de control de tránsito ferroviario, aéreo, marítimo y terrestre, los centros de control de las ciudades inteligentes o smartcities, así como todos los dispositivos conectados a la red, lo que incluye los ordenadores de los coches, las cámaras de vigilancia y cualquier dispositivo conectado al Internet de las casas, desde nuestros televisores y computadoras, hasta nuestros refrigeradores.

La fantasía llegó a ser realidad,  una red de cerebros de Inteligencia Artificial controlando por completo todo el planeta con objetivos militares, con lo que Jade se transforma en un parteaguas de la humanidad en materia de uno de sus más perversos deseos: la conquista y el control, a través de la guerra.

Agregar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *